Después de muchos años sin escribir, siento la necesidad de volver a hacerlo. Con mucho cariño presento esta nueva sección en la que iré plasmando mis pensamientos en forma de tinta, o más bien, volcándolos en alguna nube.

Danza, inquietudes, pensamientos y reflexiones se dan cita en esta sección.

Bienvenidos

La motivación de los bailarines

#desarrollodebailarines #desarrolloartístico #motivaciónartística



Hablar de la motivación de los bailarines es hablar de las bases, de “EL POR QUÉ” se baila y se continua, sobreponiéndose a los obstáculos del camino.


Vivimos en una sociedad en la que, por lo general, sufrimos de apatía, aburrimiento y ansiedad, los tres pilares de la desmotivación, y cada uno, con un profundo trasfondo donde mirar, si uno quiere y si se siente preparado.


Es importante aprender a detectar el nivel de motivación de nuestros bailarines para ayudarles a superar las crisis que puedan a parecer, porque aparecerán, y no siempre estarán al 100%, y cuando eso ocurra, tenemos que estar preparados para acompañarles en el proceso.


Un bailarín motivado es fácil de detectar, suele tener mucha energía, se entusiasma con las clases, no buscan excusas para entrenar o bailar, tiene objetivos claros, busca huecos para ensayar, su actitud es positiva…

Por el contrario, un bailarín desmotivado tenderá a estar poco predispuesto a las clases y ensayos, hace lo mínimo o con poco esfuerzo, se toma "días libres" y pone excusas, etc.


📍¿Cuáles son las causas de la desmotivación?


Las causas pueden ser muy diversas atendiendo a las diferentes circunstancias, incluso, muchas veces pueden darse diferentes motivos a la vez. Podemos destacar algunas de las más comunes:


🔹️Falta de interés

🔹️Falta de confianza en los propios recursos (no verse capaz, compararse con otros bailarines): “yo nunca voy a bailar así”, “todo me sale mal”, “a mi no me queda igual”

🔹️Agotamiento físico o mental, desgaste.

🔹️Estancamiento

🔹Falta de tiempo: prioridades

🔹️Problemas con la pareja

🔹️Frustración

Ahora bien, muchas veces nos quedamos en la parte superficial del “motivo”, por ejemplo:


“No avanzo, estoy estancada” -> la pregunta sería: ¿entrenas en casa?, ¿tienes una actitud correcta en las clases?, ¿das tu 100%?, ¿cuidas tu estilo de vida? ¿Resuelves las dudas que te puedan quedar?


Es fundamental ver de dónde viene esa desmotivación, no la causa, si no el origen. No basta decir, estoy desmotivado, hay que preguntarse por qué y qué se está haciendo para remediarlo, asumir la parte de responsabilidad, si la respuesta es “porque me aburro”, ver de dónde viene esa apatía para poder reenfocar bien la motivación, todo lo demás son palos de ciego.


Es el momento de trabajar nuestro ego. Profundizaremos más cuando tratemos la parte de autoconocimiento, aún así es útil preguntarse:


• ¿Por qué bailo?

• Mi deseo, qué implica, ¿estoy dispuesto a asumirlo?

¿Las metas que me marco son propias o ajenas? ¿A quién pretendo impresionar?

¿Me estoy saboteando?

¿Existe alguna emoción negativa tal como la frustración o el miedo que te asedie con frecuencia en determinados ámbitos de la danza?

• ¿Cuál es tu reacción general ante los halagos y críticas tras una actuación, o ante la ausencia de éstos? ¿Y ante los halagos a otra bailarina?


En estas reacciones internas tendrás la respuesta a tus miedos y tus motivaciones, observarás dónde residen tus carencias y qué es lo que debes trabajar, una vez claro, ya podemos establecer el cómo.

Existen diversas técnicas para trabajar la motivación, muchas de ellas relacionadas con el establecimiento de objetivos, metas concretas, realistas y alcanzables que nos estimulen y nos impulsen a mejorar, pero si no se establecen correctamente y teniendo en cuenta las verdaderas motivaciones terminarán por abandonarse y generar aún más frustración.


Hay que tener una visión, como suele decirse, el universo es mental y “en el campo de los sueños, si lo construyes vendrá”. Es importante tener una dirección, un rumbo, un objetivo, un destino, pero aún más importante es disfrutar del camino y del proceso, de lo contrario perdería el sentido.



Por tanto, observando nuestras motivaciones internas y analizando nuestra realidad, comenzamos a trazar nuestra hoja de ruta:


1º Ruedas de la vida y del perfil escénico: son el punto de partida, aquí vemos la situación de la que partimos. Es importante realizar este chequeo cada cierto tiempo para ver cómo van evolucionando las diferentes áreas y ver lo que precisa de más atención


2º Análisis de idoneidad de la danza: Es como un análisis DAFO personal. Aquí vemos las carencias y habilidades, físicas, mentales, técnicas, de estilo de vida, etc, que tenemos y que nos van a influir en la consecución de nuestros objetivos. Son las herramientas con las que contamos y las que vamos a necesitar desarrollar


3º Establecimiento de Objetivos: respondiendo a las cuestiones,“Mi deseo, qué implica, estoy dispuesto a (dedicar mi tiempo/mi dinero/mi energía/etc)”, empezamos a trazar nuestros objetivos técnicos, físicos, intelectuales, espirituales, mentales… a largo, medio y corto plazo



Cada bailarín es un universo, con sus diferentes sueños, motivaciones internas, circunstancias, con sus luces y sombras, por tanto, cada caso es único, aún así, vamos a dejar unas pautas que puedan servir a, groso modo, para orientarnos en el proceso de trabajar la motivación.


Aparece la desmotivación ➡️ preguntarse ¿Por qué hago esto? Recordar el motivo ➡️ buscar la causa de la desmotivación ➡️intentar ir al origen, preguntas de autoconocimiento ➡️ llegar a conclusión ➡️ trazar hoja de ruta


Habrá días en los que por mucho que lo intentes, no te sentirás suficientemente motivado, no pasa nada, en esos días necesitas darte un abrazo a ti mismo y concederte una pausa. Para, respira y comienza a andar de nuevo.


Recuerda, el objetivo principal es disfrutar del proceso 😉

  • Facebook
  • Google+
  • Youtube
  • Instagram - Black Circle

0034 620 533 135

siscareta@hotmail.com