Después de muchos años sin escribir, siento la necesidad de volver a hacerlo. Con mucho cariño presento esta nueva sección en la que iré plasmando mis pensamientos en forma de tinta, o más bien, volcándolos en alguna nube.

Danza, inquietudes, pensamientos y reflexiones se dan cita en esta sección.

Bienvenidos

Conceptos espirituales aplicados a la Danza Oriental

Actualizado: abr 12

Antes de comenzar, he de hacer mención a la persona que me pasó y escribió este artículo, Esperanza, o más conocida en el "mundillo oriental" por Amal Nahla.

Amal es una de esas bailarinas mágicas, que te cautivan y te atrapan, es de esas bailarinas que perduran en la memoria de quienes han podido disfrutarla, de las que multiplican su tamaño en el escenario, de esas capaces de atravesarte con sólo mirarte pues en sus ojos hay tanta fuerza y tanta intensidad que nadie queda indiferente ante su fuego. Amal es maga.


Para mí ha sido un regalo que quiera que comparta con todo aquel que le pueda interesar este artículo, pues su camino ya no está en la danza, pero seguimos conectadas, y su legado es valioso.

Gracias.

Se te echa de menos "pajarito",


Leamos este artículo con la mente abierta, con la mirada hacia dentro, con sinceridad, con amor.

Ahora sí, comencemos.



Conceptos espirituales aplicados a la Danza Oriental

Por Esperanza Henares (Amal Nahla)


1. El Ego

Nuestro pequeño amigo mal entendido, el Ego, se esconde en las profundidades de cada una de nosotras para hacernos creer que no existe y que no podemos sacar ningún beneficio de él. Y no es cierto.


Entendiendo el Ego como una extensión o parte de nosotras mismas, parte que jamás podremos extirpar ni callar, debemos realizar un trabajo de reconocimiento de él y su esencia dentro de nosotras. Todas poseemos un Ego, no únicamente las bailarinas pedantes o engreídas lo tienen, solo que en cada una de nosotras funciona de manera diferente.


Observemos al Ego como un niño pequeño y mimado, que necesita todavía una larga educación y que trata constantemente de llamar la atención y ser escuchado. Este niño aparece a través de nuestras reacciones, se hace visible cuando nos sentimos carentes de alguna manera, bien sea por inseguridad, miedo, creencias erróneas, etc.


Cada persona reacciona diferente al enfrentarse al miedo o inseguridad: algunas sienten envidia y critican a los demás, otras se protegen desvalorizándose y justificándose a sí mismas, otras se esconden y desean frustradamente la vida ajena…

Estas son diferentes manifestaciones del Ego maleducado.

Por el tipo de trabajo escogido, desarrollado mayoritariamente entre mujeres y con un alto nivel de competencia y exposición pública, nos encontramos especialmente obligadas a trabajar el Ego. La bailarina tiene oportunidad de evaluar sus reacciones en múltiples ámbitos: en el escenario, como alumna, como profesora, como compañera en festivales, etc.


Para realizar este trabajo te ofrezco las siguientes preguntas:

  • ¿existe alguna emoción negativa tal como la frustración o el miedo que te asedie con frecuencia en determinados ámbitos de la danza?

  • ¿Cuál es tu reacción general ante los halagos y críticas tras una actuación, o ante la ausencia de éstos? ¿Y ante los halagos a otra bailarina?

En estas reacciones internas tendrás la respuesta a tus miedos, observarás con claridad dónde residen tus carencias y qué es lo que debes trabajar. Para verlo más claro el Universo nos brinda la Ley de los Espejos (explicada en el punto 4), que dice que todo aquello que reprochas a los demás es el reflejo de lo que te reprochas a ti misma o a ellos:

- Mi profesora no valora mi evolución como bailarina = Yo misma no valoro internamente mi evolución como bailarina

- Mis alumnas no valoran mi trabajo como profesora = Yo no valoro mi propio trabajo como profesora (no cobro debidamente, trabajo horas gratis, dejo que me hablen sin respeto, tolero cosas que no me gustan, etc.)

- Esa bailarina halaga mi actuación solamente por cumplir pero no lo piensa = yo suelo halagar otras actuaciones solo por cumplir

- Mi novio felicita a todas por las actuaciones menos a mí = yo felicito siempre a todas por sus actuaciones menos a mí misma (a mí misma me machaco interminablemente con críticas y exigencias)



2. El Karma.

Entendemos el Karma como el conjunto de aprendizajes “no hechos”, o materias pendientes en nuestra evolución espiritual. Precisamente por esto nuestros karmas nos resultan increíblemente duros y difíciles, nos parecen el gran obstáculo de nuestra vida aunque a otras personas desde fuera no les de esa impresión. Para cada persona, su karma es lo más difícil.


Existen algunos karmas comunes al mundo de la bailarina que nos hacen iguales y nos llevan a trabajar lo mismo, es por eso que no hemos “caído” en esta profesión por casualidad.

Algunos de estos karmas son:

  • Aprender a valorar, cuidar y disfrutar de nuestro cuerpo. Trabajamos esto a través del poder sanador de esta danza y a través de la “trampa estética” de este baile: nos perdemos a menudo en la mentira de los trajes caros y maquillajes, para volver después y redescubrir nuestra valía y autoestima.

  • Gestionar nuestro valor personal. A través de situaciones desafiantes como competiciones, actuaciones y similar,iniciamos un camino de aprendizaje en el que integramos la competencia sana, el sentimiento de valía personal y la tranquilidad de que “no hay nada que demostrar ni defender”.

  • Aprender a trabajar con mujeres. Integrar diferentes aspectos de la feminidad que podrían estar perdidos: la sensualidad, la delicadeza, la ternura, lo maternal, lo salvaje, lo coqueto…Cada uno de los estilos de la danza oriental ofrece un reto para recuperar estas partes perdidas.


3. Las creencias limitantes.

Por creencias limitantes entendemos cada una de las ideas aceptadas como leyes generales que hemos ido metiendo en nuestro subconsciente y que modulan nuestra vida y comportamientos.

Con un ejemplo general, una persona que tenga desde niña la creencia limitante de que “el dinero es malo” o “el trabajo es siempre duro y sacrificado”, solo encontrará en su vida trabajos duros y difícilmente generará grandes cantidades de dinero (haga lo que haga). La realidad externa es siempre un reflejo de lo que pensamos, de lo que creemos a modo subconsciente.


Según esto, vamos a revisar el tipo de creencias limitantes que pueden modularnos en nuestra función de profesora o de bailarina.

  • Creencias limitantes habituales en la profesora:

- Deseo ser profesora pero no valgo, no se me da bien enseñar, no sé explicarme.

- Mi trabajo no vale lo suficiente porque soy joven (tengo poca experiencia, no me van a tomar en serio por ser joven)

- Mi trabajo no vale lo suficiente porque no estoy titulada (no me van a valorar ni a contratar)

- Mi trabajo no vale lo suficiente porque no soy una bailarina conocida, las alumnas van a buscar a otra.

- Es necesario ser profesora y tener muchas alumnas de diferentes niveles para ser importante y conocida.


Todas estas creencias erróneas obstaculizarán nuestro camino y lo peor de todo: nos harán tener comportamientos erróneos y nada favorecedores.


Sin quererlo realmente, haremos cosas como regalar clases, tratar a las alumnas como hijas, tolerarles cosas irrespetuosas, impartir clases sin disfrutarlo realmente o mantener grupos que no salgan rentables económicamente.

Externamente, el reflejo en los demás será el siguiente: alumnas que nos exigen o critican a las espaldas, alumnas que no nos pagan las cuotas, jefes que no nos valoran, etc.

  • Creencias limitantes habituales en la bailarina:

- No voy a triunfar como bailarina porque hay otras mucho mejores

- No voy a triunfar como bailarina porque hay otras más jóvenes que yo

- No voy a triunfar como bailarina porque hay otras más sociables o guapas que yo

- No voy a triunfar como bailarina porque hay otras con mucha más experiencia

- Para ser una gran bailarina necesito un súper traje

- Para ser una gran bailarina necesito tener una talla grande de pecho

- Para ser una gran bailarina necesito ser invitada en un festival de Egipto

- Para ser una gran bailarina necesito montar una academia de baile

- Para ser una gran bailarina necesito dirigir mi propio ballet

- Para ser una gran bailarina necesito organizar un festival


Todas estas creencias erróneas me llevarán a comportamientos absurdos y perjudiciales como: bailar gratis, ofrecer tu danza más barata que la de otras, gastar dinerales que no podemos costear en trajes, viajes, festivales…Todo ello sin obtener a cambio la compensación económica de un trabajo real.

Externamente, el reflejo en los demás será el siguiente: empresarios que no te quieren pagar o que contratan a otras, personas que no valoran tu actuación, bailarinas que solo te valoran porque organizas un festival o llevas 20 chicas de tu ballet a sus festivales, etc.


4. La Ley de los Espejos.

Todo lo anterior culmina con la Ley de los Espejos, clave maravillosa para entender el funcionamiento del Universo.

Cuando acabemos hastiadas, agotadas de tanta lucha por mantener un trabajo digno y por ser valoradas en esta profesión, deberemos sin duda dirigirnos a este ejercicio de introspección y retomar la responsabilidad de nuestras acciones.


La Ley de los Espejos nos dice que todo aquello externo a nosotras es un reflejo de nosotras mismas, y por lo tanto podemos aplicar:


  • Las cosas que me gustan especialmente o admiro de los demás: la Ley de los Espejos dice que todas esas cualidades están también en ti misma, por descubrir o potenciar. Si no estuviesen en ti, no podrías verlas en los demás.

Por ejemplo, admirar la dulzura o la valentía de otra persona nos da una pista de que esas cualidades también son fuertes en nosotras y debemos sacarlas a la luz.


  • Las cosas que no soporto de los demás y que critico: la Ley de los Espejos nos dice que esas cosas que tanto criticamos también están en nosotras, son precisamente nuestro punto débil y aquello que intentamos esconder.

Por ejemplo, si nos incomodan exageradamente las personas que hablan de los demás constantemente es porque nosotras hacemos exactamente lo mismo, pero queremos creer y decir al mundo que no. Cuando lo corrijamos en nosotras mismas, ya no nos molestará tanto en los demás, ni siquiera nos daremos cuenta.


  • Las cosas que reprocho a los demás: según la Ley de los Espejos aquello que reprochamos a los demás que “nos han hecho” es algo que, bien les hemos hecho nosotras también, o bien nos hemos hecho a nosotras mismas. Entender esto es entender que no hay culpables y dejar de victimizarse, es entender plenamente que somos responsables de nuestra realidad.

Por lo tanto, debes convertirte tú misma en el reflejo que deseas ver en el exterior:

- Si deseas que las compañeras respeten tu danza y tu estilo personal = respeta tú el suyo, no critiques, no juzgues ni te juzgues a ti misma (ama tu danza aunque sea diferente)

- Si deseas un trato justo en este trabajo = trabaja honestamente, no pisotees a otras, no robes el trabajo de otras, no desvalorices para subir puestos

- Si deseas que los demás confíen en ti como profesora = confía en tu propia capacidad de enseñar, cree en ti y cree también en la capacidad de otros para enseñarte, toma clases de otros profesores

- Si deseas que se valore tu trabajo realmente = valora el trabajo de otras bailarinas, paga su trabajo, no les ofrezcas tratos falsos a cambio de promoción

- Si deseas recibir el máximo en este trabajo, el máximo sueldo y consideración = da el máximo de ti, enseña absolutamente todo lo que sabes, sin reservas, sin guardar información bajo la manga

- Si deseas que la danza oriental sea un trabajo real = trátala como un trabajo real, con todo lo que implica: estar contratada o dada de alta como autónoma, no trabajar gratis, valorar adecuadamente todas las horas que te supone (ensayos, preparación de clases, etc.), no regalar tu tiempo, mantenerte en formación continua, no fomentar festivales ni eventos “de mentira”.Salte de la red de contactos y eventos falsos y entra en la verdadera, en la que convierte a la danza en un trabajo.



Ejercicio final.


Como reflexión final te ofrezco un ejercicio que te ayudará en tu camino dentro de la danza, puesto que existe verdaderamente una confusión de roles y es por ello que nos vemos atrapadas a veces en deseos que no son nuestros y que aún así perseguimos ciegamente.

Este ejercicio te ayudará a entender qué partes de la danza oriental son tu verdadero deseo y cuáles no, qué cosas estás dispuesta internamente a trabajar para cumplir el deseo de tu alma:



  • Facebook
  • Google+
  • Youtube
  • Instagram - Black Circle

0034 620 533 135

siscareta@hotmail.com